Palabras del Padre Miguel Concha en misa por la salud del Presidente Hugo Chavez

Publicado: 22 de febrero de 2013 en Uncategorized
El Comandante Chávez está en el corazón de México y de América Latina

El Comandante Chávez está en el corazón de México y de América Latina

Iniciamos nuestra celebración, junto con los hermanos y hermanas de Venezuela.

(…) Estamos aquí reunidos con solidaridad cristiana hacia el pueblo de Venezuela, pero yo diría también que hacia todos los pueblos de América Latina, porque el Comandante Presidente Hugo Chávez es de esos líderes populares históricos que vienen trabajando por algo fundamental de nuestros pueblos, que es en primer lugar, su autonomía, su soberanía, su independencia y su libertad. Algo que es parte de lo que Jesús en el Evangelio nos testimonia, algo que es fundamental en lo que la palabra de Dios nos dice en la Sagrada Escritura: Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, tenemos dignidad, por eso somos capaces de entender lo que nos pasa y de entender lo que pasa a nuestro alrededor y somos sujetos, no objeto, de las decisiones que todos tomamos, por eso mismo siempre hemos exigido que se nos trate como iguales, nunca como subordinados, siempre pues de una manera respetuosa, digna, de una manera que realmente corresponde a nuestra condición de ser humano, de seres humanos, de hijos e hijas de Dios.

Esto lo digo porque somos conscientes de que gracias al compromiso del Comandante Hugo Chávez, Presidente de Venezuela, se ha venido consolidando desde hace algunos años para toda nuestra América Latina, en su conjunto, pues una actitud digna, soberana, libre y por lo mismo exigente en cuanto al respeto, justicia. Pronto vamos a celebrar, digo celebrar, no es la palabra correcta, a conmemorar, ese trágico acontecimiento en las fronteras de Ecuador y Colombia, cuando varios estudiantes mexicanos, fueron brutalmente ejecutados en esa frontera, en un lugar que ustedes saben se llama Sucumbios y una estudiante mexicana quedó gravemente herida y lucha todavía por su libertad, porque se le haga justicia.
Yo traigo esto a colación porque el Comandante Hugo Chávez, descubrió en ese trágico acontecimiento, toda una estrategia de dominación para los pueblos de América Latina, intuyó que había toda una marcha de seguir sometiendo a los pueblos de América Latina a los designios del país del norte, a generar tensiones, conflictos, enfrentamientos, guerras entre los países de nuestra América Latina, siguiendo la consigna de hace siglos, verdad, esa consigna que dice, que: “a rio revuelto, ganancia de pescadores”, y fue el Comandante Hugo Chávez el que desde hace años, cuando sucedieron esos trágicos acontecimientos, se dio a la tarea de hablar con todos los Jefes de Estado de América Latina, para que estuvieran muy atentos para que no fueran a caer en las trampas, para que por el que contrario garantizaran el respeto, la dignidad, la libertad, la justicia de los pueblos de América Latina. Gracias a Dios, convenció a casi todos los Jefes de Estado de América Latina, y por eso en la última Cumbre de la Unión Europea con los pueblos

de América Latina, se pudo elegir como presidente al actual presidente de Cuba, a quien se le escucho con toda claridad y respeto, y se le eligió como el presidente de turno de los países de América Latina y la Unión Europea, frente al gobierno imperialista de los Estados Unidos, los que siempre han querido ser nuestros amos y señores, por eso en esa Cumbre, lo vimos en las noticias, también se escuchó muy claramente al Vicepresidente de Venezuela y los saludos que enviaba el Comandante Presidente Hugo Chávez.

Dios nuestro señor elige algunas personas, de buena fe, de buena voluntad, con carisma, para que efectivamente ayuden a los pueblos latinoamericanos a sacudirse por fin, del yugo y la servidumbre de muchísimo tiempo atrás, para que efectivamente recobremos nuestra dignidad exijamos nuestro respeto, se nos trate como hijos e hijas de Dios. Seamos Libres, decidamos nuestro destino, seamos independientes, hay que estar ciego para no descubrir el valor incluso evangélico, que tiene todo eso que ha estado pasando delante de nuestros ojos.

Entonces nos hemos reunido aquí como cristianos, con devoción, con piedad, también porque reconocemos, respetamos y apreciamos el trabajo venezolano, pero latinoamericano, caribeño que ha venido desempeñando el Comandante Presidente Hugo Chávez.

Pedimos porque el pueblo venezolano, como se decía ayer en Venezuela, siga teniendo esa serenidad, esa entereza, esa madurez para poder esperar el regreso de su Presidente sin angustias, sin ansiedad, pero si, con esperanza, y pedimos efectivamente porque en esta etapa de tratamientos médicos más drásticos, más difíciles, más molestos, con Dios nuestro Señor en quien el Comandante Hugo Chávez siempre creyó, siempre cree, Dios nuestro Señor le conceda la fortaleza necesaria para que lo logre superar, lo logre superar con bien y que pueda pronto regresar a Venezuela, se lo pedimos al Señor de corazón, necesitamos a Hugo Chávez, lo necesitamos en Venezuela, lo necesitamos en América Latina.

Su liderazgo no es solo nacional, ni solo regional, es latinoamericano, y ahí pues el pueblo latinoamericano nos jugamos valores muy fundamentales, solamente con los ojos de arriba, quiero decir del Norte, no vemos esas cosas, solamente con un corazón petrificado con el hielodel Polo Norte, no sentimos esas cosas.

El Evangelio como se fijaron nos presenta a Jesús construyendo su proyecto, que es ese proceso que vamos haciendo en la historia, para irnos aceptando y considerando como hermanos, todos somos hermanos, todos los seres humanos hemos sido llamados por Dios para ser hermanos, y ese proceso histórico en el que nos vamos descubriendo, acogiendo, asumiendo, aceptando como hermanos y. al mismo tiempo vamos descubriendo, acogiendo y aceptando a Dios, como nuestro padre y madre, es el proyecto de Jesús, no es otro, no es el de la desigualdad, menos el de la injusticia, no es el de la mentira, menos el del engaño, no es de ninguna manera el de la falta de dignidad. Es otra cosa y eso Jesús lo construyó y lo acabamos de oír en el Evangelio con su enseñanza clara, contundente, valiente, sin respetos ajenos, de dos maneras: enseñando y haciendo signos con palabras y hechos, como lo hemos visto en el Evangelio, que dice que después de haber enseñado a sus discípulos, se puso a curar enfermos, Jesús tenia poderes taumatúrgicos ciertamente salía de él una fuerza que curaba a las personas, pero no era algo que el utilizara para sí mismo, para el reconocimiento que enfermizamente muchas veces se puede tener con estas habilidades por parte de los demás. El llevaba a cabo esta labor como señal de que Dios nuestro Señor nos quiere libres, libres de todas las ataduras, entre estas ataduras verdad, para poder ejercer nuestra libertad, para poder sembrar libertad.

Curaba enfermos, lo único que pedía, bueno lo hacía lleno de fe, en misericordia omnipotente de Dios, en la que creía ciegamente, absolutamente, que Dios era misericordioso y por eso omnipotente y que podía liberarnos de todos los obstáculos que impiden nuestra condición humana digna, nuestra libertad, por eso curaba enfermos, lo vemos en el Evangelio de hoy, como cura aquel leproso, cura a la suegra de Pedro, cura al criado del Centurión, cura a todas aquellas personas que se presentan enfermas, para que incluso simplemente con su sombra recobren la salud.

Nosotros estamos aquí con esa fe, pero también con esa convicción. Con esa fe de que Dios, nuestro padre y madre con su infinita misericordia, va a concederle al Comandante Hugo Chávez, al Presidente venezolano, recobrar plenamente su salud, tener una condición física, biológica suficiente, para poder regresar pronto, y llevar adelante, el proyecto de construir otra Venezuela, ya no la Venezuela de antaño, de los abusos, de los robos, de la corrupción, de la hipocresía frente a los ideales de nuestro gran Libertador Simón Bolívar, y como creyentes ahí estamos, porque ahí tenemos que estar, entonces pues yo, me uno de corazón al pueblo venezolano, a todos los que piden por Chávez en nuestra América Latina y el Caribe, y pues les invito, a que así lo hagamos todos, no solo en esta celebración, sino también todos los días que vaya nuestra oración por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s